jueves, 1 de noviembre de 2007

COMO CRAQUELAR

Quiero seguir preparando artículos sobre las ideas que me disteis, en este caso voy a contaros como craquelar, fue una petición que me hizo mi querida amiga Elisita
Primero me gustaría que supierais exactamente lo que es esta técnica.

El craquelado es un método de envejecimiento. Dentro de los acabados, es uno de los más comunes; práctico y fácil de realizar. Se reproducen las finas grietas que se forman a menudo en la superficie de viejas pinturas al óleo, lozas antiguas y muebles ajados por el paso del tiempo.


El craquelado se produce naturalmente por la contracción gradual y despareja de las distintas capas de pintura. Colocando una capa de pintura de base sintética (secado lento) y otra capa encima de pintura de base acuosa (secado rápido) obtendremos este efecto.


La capa de pintura sintética seca lentamente generando tensiones superficiales durante un espacio de tiempo mayor; por esto la capa de pintura superior que es acrílica y secó rápidamente se resquebraja siguiendo los movimientos de las tensiones de la pintura de base.
Craqueladores de un componente
Se aplican en general entre dos colores contrastantes.

1º Damos una base, generalmente oscura, con pintura al agua y dejamos secar.

2º Extendemos el gel o líquido craquelador, según las indicaciones de cada fabricante y dejamos secar como mínimo 20 minutos.
3º Se da una segunda capa de pintura, en este caso clara, que esté cremosa, muy suave y sin insistir.

Los procesos de secado los podemos acelerar con un secador de pelo teniendo cuidado de no acercarlo demasiado a la pieza.
Craqueladores de dos componentes:
Estos craqueladores son aptos para craquelar bases, pinturas y láminas porque son traslúcidas.

1º Pegamos una lámina con alkil bien estirado y pasamos un trapo para retirar bombitas de aire que se producen
2º Damos una capa de alkil encima

3º De da el primer barniz, siguiendo las instrucciones del fabricante.

4º Dejando pasar el tiempo indicado por cada fabricante, aplicamos el segundo barniz que es el que craquela.

Cuando más tiempo pasa entre los dos barnices, más pequeño se queda el craquelado.

Pasado un cuarto de hora, aproximadamente de la aplicación del segundo barniz empieza a craquelar, si no es así se puede dar calor para que rompa con un secador de pelo, siempre teniendo cuidado de no acercarlo demasiado a la pieza.


En todos los casos: Cuanto más grueso sea el barniz de base, más anchas serán las grietas. Con una base fina de barniz, lograremos grietas finas.
Acabados

En el caso de utilizar colores contrastantes para craquelar, el efecto queda evidente sin la aplicación de otros elementos para destacarlo.

Sobre un decoupage, la trama de las grietas puede unir estéticamente el conjunto de elementos recortados, más aún destacadas por una patina al óleo, al agua o cera con betún de judea.






Esta técnica la podemos aplicar en muchos trabajos, aquí os enseño una foto la cómoda Camarge de la firma Becara, pintada con los frentes de los cajones craquelados.
Ahora podéis dejar volar la imaginación

Una casa en el aire