domingo, 17 de febrero de 2008

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD II

En esta época en la que se da tanta importancia la reciclaje que mejor forma de no perjudicar la naturaleza que dando una segunda oportunidad a nuestros muebles con un pequeño lavado de cara.
En esta ocasión vamos a reciclar con pintura. Siempre me ha gustado la pintura decorativa, así empecé a introducirme en este mundillo, mis primeros trabajos fueron de pintura, en mi época de basurilla rescataba cosas y las transformaba.



Esta mesilla la pinté un pequeño trampantojo en la puerta y el resto hice una imitación a raiz.


Esto es la estructura de un archivador que transformé en estantería, la doré con oro falso al mordiente y la tapicé con una tela a la que estampé pequeñas flores de lis.










Siempre me ha dado pena deshacerme de las cajas de vino que nos regalan por Navidad, estas son dos transformaciones diferentes, en una me guié de la tela con la que tapicé el interior y reproduje el dibujo central en la tapa, en la otra hice una imitación a malaquita.


Esta es una mesa de lo más corriente que me encontré tirada en la calle, buscando como alegrala un poco me encontré con el anuncio de unos platos de Versace con su característica medusa y eso fue lo que me inspiró para su transformación.

Este es el resultado.


Por cierto si os apetece daros una vuelta por la página de decoración de Versace esta es su dirección, os la recomiendo tiene un montón de ideas muy originales.

Como veis sólo hace falta un poco de pintura y mucha imaginación. Os he preparado una recopilación de diferentes piezas que me he encontrado en distintas revistas de decoración.




Me gustan mucho estos colores me recuerdan a los muebles Gustavianos que tanto se llevan, encuentro que son colores ligeros y fáciles de combinar.



En este caso se ha utilizado en un armario transformado en alacena, le han eliminado los cristales que se han cambiado por tela de gallinero y se ha rematado con unas delicadas ramas.











Si quereis ser atrevidos fijaros en este armario, es el típico armario de los años 50 que se ha transformado con un llamativo color rojo, las molduras y remates en dorado y el interior con un estencil con flores de lis también en dorado.

Quién se atreve???









Esta preciosa cómoda, con una línea bastante rústica se ha pintado con unas preciosas flores, encaja muy bien en un ambiente romántico.






Recupera un armario y dale un nuevo uso empapelando o entelando el fondo. Lo primero que han hecho ha sido quitar las puertas y las baldas, aplicarle pintura y lijarlo para que tenga un aspecto envejecido.

Para acabar han colgado un bonito espejo y han colocado la balda.

Ahora tenemos un original tocador.






Este mueble es una estupenda idea de una lectora de la revista El Mueble y siempre ha sido una de mis transformaciones favoritas.



Han pintado el mueble en dos tonos, verde y rojo inglés, han entelado o empapelado todo el interior y han hecho una acertada distribucción para usarlo de mueble de tv e hifi.



Creo que es un acierto.




Y por qué no dorar una silla??????

Puede dar un toque especial a cualquier rincón.

A partir de ahora cada vez que vayais a desprenderos de algún objeto pensar antes en darle UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD, vosotros mismos podeis hacerlo y si no ya sabeis que en el taller estamos a vuestra disposición para hacer realidad vustras necesidades.

Chus

domingo, 3 de febrero de 2008

LA CASA PROVENZAL


En uno de mis paseos por la biblioteca, mientras que mis enanos disfrutan de sus cuentos y yo buceo entre los libros de madera, muebles, pinturas y decoración, me encontré con esta preciosidad de libro que sólo por los colores de la portada ya parecía que me estaba llamando para que me lo llebara a casa.
Johanna Thornycroft y Andreas Von Einsiedel
Editorial Cartago

La obra está dividida en tres secciones, casas urbanas, casas solariegas y casas de campo, en cada apartado nos enseñan varias casas que has sido rehabilitadas en cada uno de los entornos y nos describen diferentes pueblos de la provenza, sus calles, sus entornos, sus colores.......



En el primer apartado, las casas urbanas, nos encontramos una preciosa casa en un pueblo llamado Mougins, es la vivienda de unos anticuarios, una casa de 900 años que ha sido rehabilitada a finales del siglo XX.








El salón y la cocina ocupan toda la planta baja, iluminadas por grandes ventanales, este salón aparece amueblado por una mezcla provenzal y regional francesa de mobiliario y espejos.

Me llama mucho la atención la gran librería decapada y el espejo policromado del fondo


En la primera planta, el color azul claro domina el dormitorio principal, para la decoración se ha utilizado lino antiguo y tela de cuadros, para los cojines, y un aparador con cajones curvados se convierte en un tocadr ideal. El aspecto envejecido de la pintura es un efecto muy actual en los muebles.














Fijaros en el detalle de la pintura del aparador, este efecto desgastado y antiguo lo podemos conseguir en muebles nuevos con pintura decorativa.

Techos altos con vigas de madera nos anuncian la parte superior de la casa, ahora abierta y trasformada en una espaciosa habitación, utilizada como despacho y sala de estar, fijaros en el maravilloso armario que parece presidir la estancia.


También encontramos un reportaje de una casa en Arles y otra en Lubéron.

Llegamos a las casas solariegas donde nos vamos a encontrar unos explendidos jardines franceses.

La primera casa nos lleva hasta St. Rémy de Provence, parece que nos llega el olor de la lavanda en esta maravillosa foto.
La casa, que se llama Les Mas du Grés, era una pequeña y sencilla casa de labranza construida hacia el 1820.
El magnifico comedor con un suelo de losas de piedra y una sillería Luis XVI.

Varios conjuntos de puertas acristaladas, enteladas con una doble capa de lino belga, conducen desde el salón a una amplia terraza delantera.

El par de butacas francesas con tapicería bordada y la consola son del siglo XVIII.
Ahora nos vamos a Carnoules y nos encontramos con una finca de veintidós hectáreas de viñas, terrazas de mampostería, un olivar, una bodega y una gran casa.
Una serie de puertas correderas acristaladas permite que el doble salón se amplie en verano hasta la terraza principal. Abundan los ramos de flores y los numerosos sofás proporcionan asiento mucha gente.


El cuadro situado encima del sofá estampado es de Sylvia Brauerman. Me gusta mucho como se mezcla la pintura contemporánea con los muebles antiguos, esto lo podemos comprobar en varias casas.


Una vieja cabaña en ruinas ha sido restaurada como casa de invitados. En las obras se hallaron unos pesebres de piedra tallada con varios siglos de antiguedad que fueron respetados. La casa está rodeada de viñedos por los cuatro costados con un bosque al fondo.

En este apartado también hay un artículo de un pabellón de caza en Aix de Provence.


Y por último nos presentan las casas de campo y nos llevan hasta el pueblo de Lacoste, a una vieja casa de labraza que se hallaba abandonada en medio de tres hectáreas de ancianas viñas.

En el interior reina gran claridad gracias a la elección de muebles rústicos, la mayoría de ellos pintados de color hueso.
Las cortinas del salón son de tela de arpillera muy fruncida.

Con la siguiente casa nos trasladamos a St. Remy de Provence localidad natal del astrólogo Nostradamus, provablemente la ciudad más famosa y apreciada de la Provenza occidental, esta casa llamada Mas du Manescau era la antigua fragua del pueblo.
La ampliación, de una sóla planta, tiene techos altos y un amplio espacio con una cocina y una zona de comedor incorporadas. Un lienzo sin titulo de Greg Renfrow cuelga sobre la cocina.

La escalera original que antes estaba cerrada por una puerta permanece intacta pero renovada gracias a tres escalones de piedra caliza blanca que se han añadido en la reforma.
Destaca una preciosa cómoda pintada y un cuadro de Chester Arnold Elegies que componen una mezcla de estilo rústico y sofisticado.

Nos llevan a Menerbes, a una granja llamada Les bas Artémes.

Escondida en el centro de un patio y adosada a un grupo de edificios se encuantra la parte más antigua de la casa. Se trata de una habitación de techo bajo abovedado, que fue en su día el coraón de la granja; en este lugar pasaba los inviernos un valioso rebaño de ovejas. Ahora se ha habilitado el comedor

Y por último nos trasladamos a Uzés, a una propiedad llamada Le Murier, que sin ser un pueblo ni una granja, comprende un conjunto de casas, graneros, cabañas, establos y un palomar.


El comedor está amueblado de foma sencilla, con una mezcla de muebles naturales y decapados.











Iluminado por un tragaluz situado sobre la puerta de entrada, el ancho vestívulo es muy luminoso.

La antigua mesa tocinera decapada y un busto del siglo XIX dan la vienbenida a las visitas.

Espero haberos podido hacer un pequeño resumén de lo que es este libro, aunque como mejor queda expresado es con las palabras de la sipnosis


"El estilo provenzal posee un atractivo que no pasa de moda. Ya sea en construcciones de priedra vista o bien enlucidas y pintadas después. La arquitectura típica de la Provenza aparece antes nuestros ojos envuelta de una sencillez y autenticidad que hacen de esta región la más apreciada y visitada de Francia, atrayendo a gente de todo el mundo. Aquí la piedra, las tejas y la madera de las casas antiguas, armoniosamente combinadas, evocan una forma de vida rural sencilla que no tiene en cuenta el paso del tiempo"

Chus

Una casa en el aire